Resultados
PostImage

5 ideas para evitar el efecto rebote

Este efecto puede producirse por un método alimenticios inadecuado o por iniciar el consumo de suplementos adelgazantes. No existen dietas milagrosa. Lo ideal es conseguir un equilibrio entre la energía que se consume y aquella que se gasta.

El efecto rebote es la consecuencia de querer perder peso por medio de la implementación de una dieta nueva excesivamente baja en calorías o bien por el inicio del consumo de suplementos adelgazantes. Durante unas semanas o meses el cuerpo pierde peso, pero luego recupera la misma cantidad e inclusive un poco más. Esas “dietas milagrosas” donde se pierde gran cantidad de peso en poco tiempo, son las más perjudiciales, pues reducir en demasía el consumo de calorías produce un mayor efecto rebote, además de conllevar efectos negativos al organismo como la carencia de nutrientes, afectando la capacidad física y mental de la persona.
 

¿POR QUÉ OCURRE EL EFECTO REBOTE?


 
causas del efecto rebote
 
Por llevar a cabo procesos alimenticios y entrenarse de forma errónea. Pues se cree que con una dieta estricta basta para bajar de peso, al igual que someter al organismo a ejercicios intensos (como un exceso de cardio pensando que así se quemará mayor cantidad de grasa) lo cual solo va a generar una pérdida de masa muscular y no de tejido adiposo.

Dietas muy restrictivas solo causan mayor ansiedad, al “conseguir los objetivos” la mayoría de las veces se abandona la dieta, se comienza a ingerir mayor cantidad de nutrientes que el organismo no es capaz de procesar, pues ya se había acostumbrado a dosis inferiores. Es decir, el metabolismo se ralentiza y al obtener más calorías, es incapaz de procesarlas, trayendo como resultado el aumento de peso.

La nutricionista Gemma Miranda comenta que el efecto rebote se da porque “muchas veces la gente tiene tanta prisa para perder los kilos, porque ya lo ha decidido, porque está bien en ese momento y empieza con tantas ganas, que hace algunos mecanismos extraños, por ejemplo: pasar hambre o hacer una pausa de alimentación muy monótona..cuando esto pasa luego el cuerpo lo que hace es generar un montón de ansiedades y alarmas para volver a recuperar todo aquello que se ha perdido”.
 

¿CÓMO EVITAR EL EFECTO REBOTE?


1

La meta debería estar enfocada en ganar masa muscular más que en perder peso. Cuando se desarrolla la masa muscular esta acelera el proceso de quemar calorías, pues el cuerpo necesita más energía para mantener los músculos en comparación al del tejido graso.
2

Es importante evitar dejarse llevar por la publicidad de productos o modificaciones en las dietas milagrosas que hacen perder peso rápidamente en pocas semanas o meses, pues si bien es cierto que esos kilos se van (principalmente son líquidos), también puede generar una pérdida de masa muscular.
3

El ejercicio más recomendado para quemar calorías es realizar pesas para desarrollar los músculos. Los ejercicios cardiovasculares deben ejecutarse con moderación, pues si se ejecutan en exceso, el cuerpo luego de agotar las reservas de glucosa y de tejido graso, comenzará a quemar la energía que se encuentra en los músculos. Si bien recupera el tono muscular cuando el organismo recibe una nueva dosis de alimentos y agua, es esencial mantener una alimentación adecuada a las necesidades calóricas de cada persona para que el proceso de recuperación muscular pueda llevarse a cabo de manera satisfactoria.
4

Comer porciones pequeñas no es sinónimo de perder peso, el cuerpo al no recibir los nutrientes necesarios comienza a reservar energía al pensar que se encuentra en un periodo de escasez, lo cual se traduce en la acumulación de grasa corporal. Por eso lo ideal es evitar saltarse las comidas y procurar que en cada plato exista una porción adecuada de proteínas, carbohidratos y grasas saludables. Sustancias como la cafeína tienen un impacto positivo en el rendimiento, además ayuda a segregar adrenalina, la cual disminuye el apetito.
5

Hacer dieta debe tomarse como un hábito y un estilo de vida, acostumbrarse a comer sano y balanceado es la mejor forma de evitar el efecto rebote, el cuerpo consumirá las porciones de comida adecuadas según sus requerimientos, junto con las vitaminas y minerales necesarios para mantener un cuerpo sano y en forma.

 
evitando el efecto rebote
 
Implementar una dieta no debería ser sinónimo de dejar de comer, es más bien ingerir alimentos que favorezcan la pérdida de peso, disminuyendo aquellos con mayor contenido calórico. Es un equilibrio entre la energía que se consume y aquella que se gasta, por ello la alimentación debe ir siempre acompañada de un plan de ejercicio adecuado a los objetivos de cada persona. De esta forma se evita sufrir el temido efecto rebote.

Destacados

ignifits
image
Nutricion
CERRAR
play pause