Resultados
PostImage

¡No Abuses de los Carbohidratos! Dañan tu Cerebro

Todos sabemos que comer carbohidratos en exceso causa un exceso de peso. Pero también puede llegar a desencadenar enfermedades neuronales. De allí la importancia de escoger los más sanos para nuestra salud.

Durante años se ha pensado que los trastornos neurológicos son consecuencia de los genes que se heredan de padres a hijos. Otros creen que simplemente son enfermedades que aparecen por casualidad, al azar. Sin embargo, diversas investigaciones están demostrando que el verdadero origen de estos males es nuestro actual estilo de vida. Siendo el factor principal los malos hábitos alimenticios.
 
Si bien es cierto que deben desencadenarse muchos factores para el desarrollo de los trastornos cerebrales, cada día está cobrando fuerza que los principales culpables sean los carbohidratos (cuando se ingieren en exceso), así como un consumo escaso de grasas saludables. Una alimentación inadecuada conlleva al desarrollo de enfermedades como la obesidad, la diabetes e inclusive el alzheimer.
 

¿POR QUÉ LOS CARBOHIDRATOS DAÑAN NUESTRO CEREBRO?


 
Nuestro organismo utiliza como principal fuente de energía la glucosa, pero esta sustancia no se obtiene únicamente de los carbohidratos. El cuerpo humano es tan asombroso que es capaz de generar glucosa a partir de las grasas y las proteínas (gluconeogénesis).
 
Hoy en día existe gran cantidad de alimentos procesados que sobrecargan nuestro cuerpo de glucosa (azúcar), obligándolo a producir más insulina para que las células pueden transformar la glucosa en energía. Pero en realidad, terminan causando el efecto contrario, haciéndolas insensibles a la insulina y entorpeciendo la absorción de la glucosa. Esto es lo que a la larga causa el desarrollo de la diabetes tipo 2.
 
Los carbohidratos en la actualidad (como los cereales enteros), a pesar de tener la fama de “saludables”, contienen gluten. Cuando los consumimos en exceso tiende a irritar el sistema nervioso, afectando nuestro cerebro. Podemos padecer síntomas que van desde un dolor de cabeza hasta periodos de ansiedad. Así lo comenta el Doctor David Perlmutter “…cuando bombardeas tu cerebro de carbohidratos, muchos de los cuales están saturados de ingredientes con efectos inflamatorios (como el gluten) que pueden irritar tu sistema nervioso. El daño inicial se manifiesta a veces a través de simples dolores de cabeza y de una ansiedad inexplicable, pero luego progresan hasta detonar trastornos más siniestros como la depresión y la demencia”.
 
Aproximadamente el 40% de las personas son incapaces de procesar el gluten de manera adecuada. Es decir, que son intolerantes a esta sustancia, muchas veces sin darse cuenta, lo cual está asociado a una disfunción neurológica. También se le asocia con los trastornos motores, pues varios estudios donde se disminuyó en los individuos las cantidades de gluten que tenían en su dieta, mostraron una gran mejoría en cuanto a los trastornos motores se refiere.
 
La intolerancia a esta sustancia puede manifestarse en dolor abdominal, náuseas, diarrea, estreñimiento u otras molestias intestinales. Aunque existen personas que no muestran síntomas de alergia, la padecen de forma silenciosa, y esto puede manifestarse en el sistema nervioso. Esta última es causada por la reacción del cuerpo sobre el sistema inmunológico, el cual produce una reacción de inflamación cuando el alimento que se ingiere le causa daño.
 
evita los carbohidratos
 

LAS GRASAS MEJORES QUE LOS CARBOHIDRATOS


 
Hay que romper los mitos de que las grasas son “las malas de la película” y que mientras menos grasas existan en nuestra dieta, nuestra salud estará mejor. Aunque cueste creerlo, las grasas y el colesterol ayudan al cerebro a realizar sus funciones. La cuestión realmente es saber cuáles grasas se debemos consumir con frecuencia y cuáles se deben evitar.
 
Las grasas trans que contienen los productos que son sometidos a procesos químicos como los aceites comestibles, se deben evitar pues son los causantes de las enfermedades crónicas. No sucede lo mismo con las grasas saturadas de origen animal. Esas son las que consume el ser humano desde tiempos remotos, siendo las más saludables y las que nuestro cuerpo si necesita.
 
La sociedad durante mucho tiempo asoció el aumento de peso con las grasas, pero la realidad es que esa consecuencia se deriva del consumo de carbohidratos. Para nuestro organismo es mucho más sano obtener la energía que necesita de las grasas en vez de la glucosa.
 
grasas buenas en la dieta
 

ROMPAMOS MITOS SOBRE EL COLESTEROL


 
Con la grasa también llega el colesterol ¿no se supone que unos niveles elevados de este último es perjudicial para nuestra salud? Estudios contradicen esa afirmación tan común. El colesterol disminuye las posibilidades de sufrir enfermedades neurológicas (como la demencia), lo mismo ocurre con las grasas saludables, estas aumentan las funciones del cerebro.
 
El colesterol contribuye de forma positiva en las actividades neuronales, pues estas dependen de él para transportar la proteína LDL a través de la sangre. Igualmente funciona como un antioxidante y antecesor de sustancias importantes para el cerebro como la vitamina D o las hormonas de testosterona y estrógeno. También interviene en la estructura de las membranas de las células.
 
Se piensa que la LDL es el “colesterol malo”, pero esto solo sucede cuando la glucosa interviene, modificando la LDL al adherirse a ella, pues cambia su estructura con lo cual pierde su utilidad y se vuelve incapaz de trasladar el colesterol al cerebro. Así pues, otro mito que hay que dejar atrás es la casilla donde se colocó al LDL, pues en sí misma no es ni mala ni buena.
 
Para evitar un declive a nivel cognitivo que desencadene enfermedades a largo plazo, lo ideal es mantener una alimentación balanceada, evitando los excesos y optando por consumir alimentos que sean lo más naturales posible, ricos en grasas saludables y bajos en carbohidratos. Sin embargo, también es importante realizar una actividad física de forma constante, ya que es la mejor opción para quemar energía y evitar su acumulación en el organismo en forma de grasa.

Destacados

ignifits
image
Nutricion
CERRAR
play pause