Resultados
PostImage

No te Dejes Engañar ¿Fajas al Entrenar?

Desde algún tiempo la faja es una prenda de vestir muy usada a la hora de entrenar, debido a la creencia de que nos ayuda a perder grasa. ¿Pero realmente es así?

En sus inicios la faja fue creada para formar parte de la vestimenta de las mujeres, con el fin de estilizar su figura, definiendo mucho más su cintura y resaltando el busto. Con el pasar de los años, se comenzó a usar con fines médicos (luego de pasar por una cirugía), hasta que hoy en día es muy común verla como un elemento que se utiliza mientras se entrena, con el fin de reducir la grasa (es importante resaltar el hecho de que la figura de estas personas de por sí, ya está definida) así que… ¿De verdad su uso contribuye a la pérdida de grasa? ¿Cómo afecta a nuestro cuerpo?


La Doctora Fernanda Lucía Hernández señala que la faja solo debe utilizarse en ciertas circunstancias concretas y en ningún caso para realizar una actividad física, pues trae consecuencias negativas al cuerpo, “Las fajas tienen indicaciones muy precisas: después de una cirugía, en algunos casos durante el embarazo; en ningún momento por ejemplo para quemar grasa o pretender sacar cintura. En esos casos lo que se logra es deshidratar la piel. Tengan en cuenta que un material inadecuado, una medida pequeña, muy apretada o usar fajas por más del tiempo aconsejado trae consecuencias”.
 

¿QUÉ PASA CUANDO USO FAJA PARA ENTRENAR?


 
1

Si bien la faja produce una mayor sudoración, realmente no estamos perdiendo grasa, lo que se pierde de forma rápida es solo líquido y con él ciertos minerales (electrolitos, sodio y potasio por ejemplo). Además evita la transpiración correcta de la piel, lo que conlleva a una mayor sudoración, pudiendo generar una deshidratación.
2

El core se debilita, los músculos abdominales se tornan flojos pues tienen un soporte constante con lo cual no se tienen que esforzar en lo absoluto. La postura pierde fuerza, así que la columna vertebral también se puede ver afectada negativamente.
3

Cuando se utilizan muy ajustadas impide una correcta circulación. Al ejercitarnos el cuerpo demanda más oxígeno a través de la sangre, por lo tanto su distribución hacia la zona que estemos trabajando será mayor. Si la faja impide este proceso solo aumentará la flacidez de dicha zona, pudiendo inclusive disminuir el rendimiento.
4

Cuando se usa por un periodo de tiempo prolongado y de forma frecuente, afecta a los órganos pues los comprime (más cuando se utiliza muy ajustada). Esto puede repercutir de forma negativa en el sistema digestivo al no permitir que trabaje de forma adecuada.
5

Algunas personas utilizan faja cuando el ejercicio involucra cargas muy pesadas, sin embargo, regresamos al mismo punto de producir unos músculos flojos creyendo que realmente estamos protegiendo esa zona. Por eso lo aconsejable es no utilizar pesos que no podamos manejar, pues la idea es fortalecer el cuerpo, no volverlo dependiente de un soporte constante.

 

EL VERDADERO SECRETO: EJERCITARSE Y COMER SANO


Fajas para entrenar
 
Para lograr ese efecto visual de una cintura bien definida, lo mejor es quemar la grasa trabando la zona abdominal, los glúteos y las piernas. ¿Cómo? Ejecutando ejercicios de fuerza para mejorar el tono muscular del abdomen además de estabilizar la columna. Es importante consumir menos calorías de las que necesitamos por medio de una alimentación saludable, de esta forma evitamos la acumulación de tejido adiposo.

Es esencial no dejarnos llevar totalmente por lo que está “de moda”, pues cada cuerpo es diferente y no a todos nos funcionan las mismas herramientas. Las fajas en materia de entrenamiento pueden traer más consecuencias negativas que positivas. Crear en el cuerpo dependencia de un soporte va a impedir que se desarrolle y fortalezca de forma adecuada. Sin duda la única opción saludable para estar en buena forma física es mantener una dieta sana y balanceada, al igual que una rutina de ejercicio acorde a nuestras capacidades y necesidades.

Destacados

ignifits
image
Nutricion
CERRAR
play pause